Especialistas en Acné en la clínica Eguren

Tratamiento para el acné

Si estás leyendo esta sección no es por casualidad, es porque sufres ACNÉ y buscas soluciones. Voy a proponerte algo atrevido, imagina por un momento cómo crees que mejorará tu vida sin acné. ¿Ya? ¿Tan rápido? No, imagínatelo con todo detalle: “saldré a la calle sin maquillar, sin estar pendiente de mis granos, no me miraré continuamente en el espejo, me peinaré como quiera dejando la cara visible…” Ahora sí. Bien, llegar a todo eso que imaginas es mi objetivo. Por eso te pido que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, ven y vamos a ponernos manos a la obra para que tu piel deje de ser un problema y se convierta en tu mejor carta de presentación.

Necesito que confiemos la una en la otra así que voy a empezar contándote mi historia con el acné. Con unos 12 años empezaron a aparecer los primeros granitos en la frente. Ya entonces mi madre me llevó al dermatólogo que me puso tratamiento con cremas. Con los años fue cada vez peor y me mandaron otras cremas, antibióticos, más antibióticos, anticonceptivos y otra vez antibióticos.

Especialista en Acne

Yo era constante, metódica, jamás me saltaba la pauta que me habían marcado, pero el acné hacía lo que quería. A veces mejoraba, otras empeoraba y yo mientras sufría con cada uno de aquellos dichosos granos. Aún hoy recuerdo con angustia cómo me miraba en el espejo deseando e imaginando una piel lisa. A todo esto, ya empezaban a aparecer las marcas, claro. Al llegar a la Universidad no estaba bien, pero tampoco tan mal. Por supuesto, visité nuevos dermatólogos y bueno, más de los mismo, cremas y antibióticos. Con 28 años, durante la residencia de Dermatología, tuve un nuevo brote y ya no pude más. La suerte (o tal vez no fuera solo suerte) quiso que fuera dermatóloga así que decidí tratarme a mí misma y así, por fin, llegué a esa piel soñada. Y ahora pienso ¿para qué tantos años de sufrimiento? Si alguien hubiera dado con la solución antes me habría ahorrado tantos llantos…

¿Te suena esta historia? Si es así, quiero ayudarte y quiero hacerlo lo antes posible. Por dos razones: para que dejes de sufrir por algo que tiene solución y para que no te queden marcas o las menos posibles (que luego son muy latosas y costosas de eliminar). Así que, ya sabes, no dejes para mañana lo que puedes tratar hoy. Atrévete a soñar con una piel libre de ACNÉ.

«Mi prioridad, tu vida sin acné»

He dedicado los últimos años de mi vida profesional a tratar multitud de pacientes que, como tú, sufren acné. Como suele ocurrir, cuanto más te especializas en algo, más complejo e interesante te parece. Es lo que me ocurre a mí con el acné. Creo que debemos comprender bien esta patología y sus causas, distinguir si se trata de un acné vulgar o un acné del adulto y poner sobre la mesa todas las posibilidades de tratamiento. Y es que muchas veces, como me ocurrió a mí como paciente, solo nos dan una o dos opciones y si no funciona ¡¡la repiten!! En ocasiones necesitamos salir del sota, caballo y rey y valorar otras opciones (tal vez menos conocidas) para lograr controlar acnés más rebeldes o con un trastorno hormonal de base.

Para empezar, voy a hacerte un rápido repaso de las opciones de tratamiento de las que disponemos con sus ventajas y desventajas. En consulta las repasaremos de nuevo y juntas valoraremos qué combinación de tratamiento es mejor en tu caso. Una de las claves de éxito en el acné es conocer cómo funciona cada opción terapéutica y realizar la combinación adecuada para controlar el cuadro a todos sus niveles. Además, es vital que el tratamiento se adapte lo mejor posible a tu estilo de vida y costumbres. No se trata de una penitencia, sino de un camino hacia una piel sana, bonita y libre de acné.

Acne antes y despues
Acne biofotonica
Menú