Especialistas en Rosácea en Clínica Eguren

Tratamiento para el acné

Si estás leyendo esta sección no es por casualidad, es porque sufres ACNÉ y buscas soluciones. Voy a proponerte algo atrevido, imagina por un momento cómo crees que mejorará tu vida el día que hayas logrado controlar el acné. ¿Ya? ¿Tan rápido? No, imagínatelo con todo detalle: “saldré a la calle sin maquillar, sin estar pendiente de mis granos, no me miraré continuamente en el espejo, me peinaré como quiera dejando la cara visible…” Ahora sí. Bien, llegar a todo eso que imaginas es mi objetivo. Por eso te pido que no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Ven y vamos a ponernos manos a la obra para que tu piel deje de ser un problema y se convierta en tu mejor carta de presentación.

Necesito que confiemos la una en la otra, así que voy a empezar contándote mi historia con el acné. Con 12 años empezaron a aparecer los primeros granitos en la frente. Ya entonces mi madre me llevó al dermatólogo que me puso tratamiento con cremas. Con los años fue cada vez peor y me mandaron otras cremas, antibióticos, más antibióticos, anticonceptivos y otra vez antibióticos.

Especialista en Acne

Yo era constante, metódica, jamás me saltaba la pauta que me habían marcado, pero el acné hacía lo que quería. A veces mejoraba, otras empeoraba y yo mientras sufría con cada uno de aquellos dichosos granos. Aún hoy recuerdo con angustia cómo me miraba en el espejo deseando e imaginando una piel lisa. A todo esto, ya empezaban a aparecer las marcas, claro. Al llegar a la Universidad no estaba bien, pero tampoco tan mal. Por supuesto, visité nuevos dermatólogos y bueno, más de los mismo, cremas y antibióticos. Con 28 años, durante la residencia de Dermatología, tuve un nuevo brote y ya no pude más. La suerte (o tal vez no fuera solo suerte) quiso que fuera dermatóloga así que decidí tratarme a mí misma y así, por fin, llegué a esa piel soñada. Y ahora pienso ¿para qué tantos años de sufrimiento? Si alguien hubiera dado con la solución antes, me habría ahorrado tantos llantos…

¿Te suena esta historia? Si es así, quiero ayudarte y quiero hacerlo lo antes posible. Por dos razones: para que dejes de sufrir por algo que tiene solución y para que no te queden marcas o las menos posibles (que luego son muy latosas y costosas de eliminar). Así que, ya sabes, no dejes para mañana lo que puedes tratar hoy. Atrévete a soñar con una piel libre de ACNÉ.

Conceptos fundamentales del acné

¿Sabes qué es lo que hace aparecer el acné? ¿La dieta, el estrés, las hormonas, otros factores? Aunque la dieta, el estrés y el estilo de vida en general pueden influir en la aparición y evolución del acné, el factor fundamental y necesario que determina su aparición es la influencia de las hormonas androgénicas (hormonas masculinas) sobre la glándula sebácea. Esto hace que aumente la función sebácea, se incremente la producción de grasa que colapsa la salida del folículo pilosebáceo, haciendo que aparezcan lesiones retencionales (comedones abiertos y cerrados o puntos negros y blancos) y posteriormente inflamación (granos rojos).

Esa influencia hormonal excesiva es fisiológica y esperable durante la pubertad y hace que aparezca acné vulgar en el 85% de los adolescentes. ¿Y en el acné adulto? En este tipo de acné, que suele aparecer sobre todo en mujeres a partir de los 25 años, también existe esa influencia hormonal, pero en este caso no es una influencia hormonal fisiológica o esperable, sino que es una influencia hormonal alterada y patológica. Esa influencia hormonal puede estar enmarcada dentro de un cuadro de hiperandrogenismo (veremos aparecer otros síntomas como aparición de vello facial, caída de pelo, reglas irregulares en algunos casos…) o tratarse de una influencia más localizada y que aparezca solo acné. 

Tal vez previamente te han realizado una analítica hormonal en la que no se vieron alteraciones y te han dicho que todo estaba bien. Bueno pues has de saber que una analítica hormonal sin alteraciones no descarta que exista esa influencia hormonal, ya que las hormonas androgénicas pueden estar siendo producidas en la piel o que no estén aumentadas y simplemente el receptor de los andrógenos sea más sensible de lo habitual y con un nivel normal de andrógenos en sangre, éstos estén actuando en exceso. 

En consulta valoraremos tu caso concreto, veremos si se asocian otros síntomas de hiperandrogenismo y de qué tipo de hiperandrogenismo se trata. En algunas ocasiones, las menos, solicitaremos una analítica y si ya tienes una previamente realizada, puedes traerla a tu primera visita. 

Para tratar correctamente el acné necesitamos un abordaje integral desde todos los puntos y para ello tenemos varias herramientas terapéuticas. La clave está en elegir las adecuadas y combinarlas correctamente.

Acne antes y despues
Acne biofotonica
Menú