¿Qué cuidados son necesarios para la piel de los niños en verano?

Llega el verano, el calor, los parques, todo tipo de actividades al aire libre, las piscinas, el río, la playa y te das cuenta de que tus hijos pasarán más tiempo al sol. Lo que se traduce en posibles rojeces, inflamaciones o quemaduras que afecten a su órgano más visible, a su piel. Sin embargo, ante este panorama, lo mejor es seguir las recomendaciones de cuidados para la piel que Eguren, tu Clínica Dermatológica en Madrid, comparte en esta edición.

No cabe duda de que la protección frente al sol es imprescindible. Los cuidados de la piel durante la infancia disminuyen el riesgo de desarrollar enfermedades como cáncer de piel. Cuando los niños son pequeños es tu responsabilidad mantenerlos a salvo. Por eso, hoy hablaremos sobre las precauciones que debes ofrecerles en verano.

La llegada del ansiado verano impacta en la vida de todos, especialmente en la de los más pequeños de la casa. Así, precisan atención en cada temporada del año. Sabemos que el verano en España es sinónimo de disfrute, pero puede resultar difícil si no conoces los cuidados necesarios para la piel de tus hijos y mucho más si son bebés.

Cuidados para la piel de los niños en verano

Dermatología y estética cuidar la piel veranoAmamos y tememos la potencia del sol ¿Verdad? En ocasiones genera una sensación agradable de calor, vida, pero ten cuidado, pues otras podría quemarte debido al fuerte impacto de las radiaciones ultravioleta que genera el sol.

Con esto en mente, debes hacer algo para proteger de forma segura la piel de los niños.
Así que no te pierdas nuestras recomendaciones. Seguirlas al pie de la letra te ayudará a proteger la salud de la piel de tus hijos. Al mismo tiempo que comienzas a educarlos para que ellos mismos sepan cómo mantenerse protegidos en la temporada veraniega sin dejar de divertirse con sus amigos.

Uso de ropa protectora

Los días largos y soleados, llenos de actividades en las vacaciones familiares, deben ir acompañados de precaución. Aunque el pequeño sienta calor es aconsejable no quitarle la ropa, ya que esto permite que los rayos del sol incidan directamente sobre su cuerpo.
Lo más recomendable en estos casos es vestirlo con prendas cuya tela sea transpirable, debes adquirir para él camisas y pantalones de manga larga con estilo deportivo, adecuado para altas temperaturas.

Incorpora gafas de sol y gorros

Este es otro factor que no podemos dejar de lado. Nos referimos a la protección de la vista mediante gafas, fabricadas para proteger los rayos solares, y gorros o sombreros con la capacidad de resguardar la cara, orejas y los hombros del niño.

Ambos accesorios tienen la función de reforzar la acción del protector solar. Después de todo, combinar los dos aspectos brinda mayor cuidado a la piel sana, así como también garantiza un verano feliz, sin quemaduras innecesarias. Por otro lado, añadir estos complementos resaltará la imagen de tu pequeño.

Evita la exposición solar dañina

Supongamos que ya tienes a mano el protector solar y la ropa. Ahora bien, esto no significa que el niño ( ni el adulto) puede pasar mucho tiempo expuesto al sol, al contrario, para evitar sudoración, deshidratación y la necesidad de tener su piel al aire libre motivada por el excesivo calor, lo mejor es invitarlo a pasar tiempo bajo la sombra.

Está comprobado que exponerse al sol por tiempo prolongado daña la piel. En especial desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde. Enséñale cuáles son los horarios más recomendados para estar expuesto al sol y jugar. Si recibe esta educación preventiva desde pequeño, cuando crezca sabrá cuidarse por sí solo.

Aplica protector solar contra los rayos UV

Selecciona filtros solares con SPF de 50. Preferiblemente debe ser un protector de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB. En concreto, debe cubrir todas las zonas que estarán expuestas al sol. Protege muy bien la cara, el cuello y los hombros.

Está comprobado que exponerse al sol por tiempo prolongado daña la piel. En especial desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Adicionalmente, llena tus manos con una cantidad generosa a fin de obtener el resguardo deseado una vez que lo distribuyas por todo el cuerpo. Opta por envases de 200 mililitros o más que alcancen lo suficiente para todo el verano, con aplicaciones cada dos horas.

Sugiere una buena hidratación

Aunque no lo creas, mantenerse hidratado influye en el cuidado general del organismo, independientemente de la época del año. No obstante, en verano tu niño necesitará que sus padres estén pendientes de la hidratación. ¿Por qué? la producción de glándulas sebáceas aumenta, la piel demanda más líquido.

De esta manera, evitarás que el órgano más extenso, y por tanto más importante de su cuerpo se reseque. Combinar la toma de agua con el uso de cremas hidratantes potencia la capacidad de reestructuración por dentro y por fuera. Eso sí, consulta en tu clínica dermatológica de confianza cuál es la más indicada para su tipo de piel.

Pide asesoría a una clínica dermatológica en Madrid

¿Tienes dudas sobre cómo cuidar la piel de los niños en verano? Visitar un centro dermatológico en compañía de tus hijos será de gran ayuda para ambos. Allí obtendrás herramientas indispensables sobre la precaución solar en esta época.

Pregunta al experto todo lo que quieres saber, incluso anima a los niños a participar. Ninguna información digital se compara con la importancia de la asesoría profesional. Pide ya mismo una cita en tu clínica dermatológica de confianza y obtén una opinión cualificada en la materia.

Proporciona una dieta saludable

Dar de comer alimentos ricos en antioxidantes evitará la acción de los radicales libres sobre la piel del pequeño. Pero eso no es todo, al ser un tejido vivo, en constante renovación, requiere de los nutrientes necesarios para mantenerse saludable antes, durante y después del verano.

Por ejemplo, incorpora frutas, vegetales y grasas saludables. Recuerda, el hecho de que esté de vacaciones no quiere decir que debe llevar una alimentación desordenada y que cualquier acción de cuidado repercutirá directamente sobre la salud de la piel.

Cuida tu piel del verano en Eguren, tu Clínica Dermatológica en Madrid

Soluciona los problemas de la piel que aparecen durante el verano en manos de nuestro equipo profesional. Disfrutar de un bronceado saludable sí es posible. Contamos con amplia experiencia en dermatología médico-quirúrgica y estética, justo lo que necesitas para lucir un rostro radiante.

te llamamos

Atiende las erupciones en la piel

Durante esta época son comunes los exantemas (sarpullidos) cutáneos. Ocurren debido a la mayor exposición de nuestra piel a diversos agentes externos: al calor, a las plantas, al agua de la piscina, al agua de mar, a los insectos…provocando lesiones tipo miliaria, dermatitis de contacto, irritativas, molestas picaduras de insectos de distintos tipos… Padecer una erupción por cualquiera de estas causas podría afectar el disfrute de los niños y de los padres.

Ahora, aunque la labor como padres puede resultar un poco exigente, lo mejor en estos días acalorados es supervisar el ambiente donde se desarrolla el pequeño. Así podrás prevenir que tenga contacto con algún agente peligroso e incluso tomar las medidas indicadas para evitar un problema grave.

Cuidados especiales para bebés

Esta sugerencia es de vital importancia porque la piel de un bebé es muy delicada. Digamos que apenas se está adaptando al ambiente que le rodea y posiblemente se queme con el sol. Entonces, ¿el pequeño puede recibir los rayos solares? Sí, pero en la medida justa. Con tan solo 10 minutos de exposición en la mañana será suficiente y NUNCA directamente.

Por favor no olvides aplicar protector solar físico a partir de los 6 meses en todo su cuerpo, aunque antes se puede aplicar en piernas (si, efectivamente, tienen más riesgo de ser expuestas al sol). Si tienes dudas acerca de cómo cuidar la piel de los bebés en el verano, consulta con un especialista de nuestra clínica dermatológica en Madrid. Siempre es bueno contar con la asesoría médica experta.

Vigila de cerca la piel de tus hijos

Aunque el objetivo de estas recomendaciones es proteger a los niños, recuerda que cada organismo es diferente. No todos reaccionan igual ante la luz solar y el clima inclemente. Por eso, te recomendamos mirar de cerca cómo evoluciona la piel tras tener un día de aventuras.

En caso de que observes alguna reacción alérgica, quemadura, exceso de sensibilidad, dolor o erupción, solicita ayuda de inmediato. Hay adultos que dejan pasar episodios relacionados con la piel y esto sencillamente empeora la situación. Después de todo, es el pequeño quien sufre las consecuencias.

Haz una lista de lo que necesitas

Tener a mano los productos de cuidado personal que aplicarás en la piel de tu pequeño es fundamental para garantizar su protección. Para ello, te sugerimos elaborar un listado, de manera que nada se quede en casa durante las vacaciones.

Protector solar, jabón suave, crema corporal hidratante, agua, alimentos ricos en antioxidantes, ropa y accesorios que protejan del sol, son los elementos principales que debes guardar en la maleta. A menos que tu médico especialista te recete algún tratamiento específico.

¿Qué protector solar debes comprar?

No cabe duda de que muchos padres se hacen esta misma pregunta. Y es que existe confusión en torno al tema. Esto nos motiva a aclarar cuál es el tipo de protector más indicado en términos generales. No obstante, si deseas recibir una asesoría más adaptada a tu caso particular, te recomendamos contactarnos para concertar una cita.

Con tan solo 10 minutos de exposición en la mañana será suficiente y NUNCA directamente

Lo primero que debes saber es que en el mercado hay muchas opciones y esto puede resultar abrumador. Tan solo imagínate frente a la sección de protectores en el supermercado, ¿cuál debo elegir? Dicha interrogante pasa por tu mente y extiende el tiempo de decisión.

Revisa en la descripción del producto si es un protector solar de amplio espectro. Es decir, con la capacidad de proteger contra los rayos UVB y UVA. Con esto en mente, es momento de verificar sus ingredientes: los que tienen titanio y óxido de zinc son buenos para las pieles sensibles.

Ahora, la presentación también supone un reto. Los hay en crema y aerosol. Una vez más se plantea una disyuntiva. Aunque los dos son buenas opciones, tu elección dependerá del contexto donde lo aplicarás. Por ejemplo, no es lo mismo ir a acampar que ir de vacaciones a la playa. Para la playa los geles y soluciones son más cómodos y menos pringosos que las cremas, por ejemplo.

Dicho esto, tu objetivo es procurar el bienestar de la piel independientemente del entorno. De esta manera es más sencillo tomar la decisión definitiva de compra. Tanto tu niño como tú os sentireis felices en las vacaciones de verano, siempre y cuando la piel esté bien.

¿Desde qué edad se aplica el protector solar?

Muchas madres con bebés pequeños tienen la fortuna de poder gozar del verano en su compañía. Sin embargo, deben saber que solo se recomienda aplicar protector solar a partir de los seis meses en adelante para resguardar la integridad de su piel sensible.

Cuando el pequeño aún no cumple la mitad del año lo mejor es mantenerlo bajo la sombra SIEMPRE y vestirlo con ropa y accesorios que lo cubran. Por otro lado, es imprescindible cuidar que esté bien hidratado. Cuidarlo desde temprana edad le creará un hábito que posiblemente mantengan en la adolescencia y edad adulta. Aunque a veces resulte una tarea complicada, porque se mueve mucho o rechaza el protector, más vale prevenir que lamentar una quemadura solar, ya sabéis que la piel tiene memoria a cualquier edad, pero más en los primeros años de vida.

Lo que debes hacer si tu bebé se quema o irrita

Ya sabes qué debes hacer para prevenir daños en la piel de los pequeños. Pero, ¿qué pasa si pese a los cuidados tiene una mala reacción? Bueno, el primer paso es detectarlo. Probablemente llore de forma inconsolable y demuestre que algo le pasa.

Quizá esto pueda generar angustia y estrés en algunos padres. Sin embargo, la tranquilidad será tu aliada en la búsqueda de la solución efectiva. Disminuir la temperatura de la piel con un baño tibio, evitar aplicar cremas, protector solar y pomadas, es esencial para que los poros no se obstruyan.

A partir de este momento vístelo con ropa holgada y permite que el aire fresco natural disminuya el calor de su piel. No es recomendable que permanezca en el portabebés, ya que podría sofocarse. A fin de cuentas, el verano es una excelente época para disfrutar, siempre y cuando tomes las medidas preventivas ideales.

¿Te expones al sol este verano? En tu Clínica Eguren te ayudaremos a evitar los riesgos

Nuestro equipo de especialistas en medicina dermatológica te brindará atención personalizada para que recibas los mejores cuidados para la piel durante esta época del año. Deja tu número de teléfono y nosotros te llamaremos lo más pronto posible.

dermatologia estética

Deja tu comentario

*