¿Entiendes la diferencia entre el Botox y los rellenos de ácido hialurónico?

El Botox® y los rellenos de ácido hialurónico son los tratamientos más realizados en Dermatología estética. A pesar de ello, muchos pacientes seguís confundiendo uno y otro y generando temores infundados debido a una mala comprensión de los tratamientos. Para solventar este problema, desde Clínica Eguren, tu dermatólogo en Madrid, te explicamos ambos procedimientos, sus diferencias  y aclaramos tus dudas. ¡Allá vamos!

Qué es el Botox®

Botox® es el nombre comercial de una de las toxinas botulínicas existentes en el mercado. Esta neurotoxina consigue bloquear la comunicación entre el nervio y el músculo, con lo que evita que éste último se contraiga. Al relajar el músculo y disminuir su contracción, evita la formación de la arruga. El Botox® sirve, por tanto, para tratar y mejorar las arrugas dinámicas, es decir, aquellas que se forman cuando contraemos la musculatura de la cara (entrecejo, frente, patas de gallo…). Correctamente utilizada, la inyección de toxina botulínica es un procedimiento muy eficaz y que da muy buenos resultados, mejorando arrugas y expresiones antiestéticas de envejecimiento o cansancio, pero preservando el resto y sin cambiar la personalidad de las facciones de cada uno.

Si cada 4-6 meses, que es lo que dura el efecto de la toxina botulínica, la volvemos a aplicar, no solo mejoramos, sino que también prevenimos la aparición de nuevas arrugas, por lo que los dermatólogos decimos que es un buen tratamiento preventivo y que la toxina botulínica “educa” al músculo.

Es verdad que el Botox® tiene cierta mala fama en nuestro entorno. Eso se debe a que se le atribuyen muchos de los malos resultados de otros procedimientos o intervenciones quirúrgicas, cuando en realidad no han sido producidos por el Botox®. Repito que administrado en la cantidad y forma adecuadas da resultados muy buenos y naturales. Por algo es el tratamiento estético más realizado a nivel mundial.

resultados botox cara

Qué son los rellenos de ácido hialurónico

Son materiales de relleno compuestos por ácido hialurónico, que es una molécula que se encuetra y es parte fundamental de nuestra piel. Se utilizan para producir un efecto rejuvenecedor incrementando el volumen y lubricando los tejidos de ciertas zonas de la cara que con el paso del tiempo pierden volumen y tersura (pómulos, surcos nasolabiales, labios…). El objetivo del relleno es precisamente ése, rellenar la arruga y mejorar la flacidez. Lo utilizaremos, por tanto, para arrugas estáticas, es decir, aquellas que están presentes en relajación, a diferencia de las arrugas dinámicas que se forman al mover la musculatura facial.

Inyectado en la cantidad y manera adecuada da resultados muy satisfactorios y naturales, se trata siempre de una cuestión de equilibrio y moderación, mejorar sin transformar, rejuvenecer sin resultar artificial.

Semejanzas entre el Botox® y los rellenos de ácido hialurónico

  • deben ser aplicados por tu dermatólogo o médico experto en materia estética.
  • tienen efectos temporales, no son permanentes
  • repetir su aplicación a lo largo del tiempo va produciendo una mejora gradual y equilibrada
  • si se dejan de aplicar la piel no se deshincha o empeora, todo lo contrario, la mejoría lograda durante el tiempo de tratamiento hará que la base de la que parte el posterior envejecimiento sea mejor

Diferencias entre el Botox® y los rellenos de ácido hialurónico

  • el Botox® se utiliza para corregirr arrugas dinámicas (que se forman al fruncir o contraer) sobre todo en el tercio superior de la cara (entrecejo, frente y patas de gallo) mientras que el relleno se utiliza para rellenar surcos o arrugas (surco nasolabial) y dar volumen (pómulos, labios, mentón…).
  • aunque el efecto de ambos es temporal su duración no es la misma: el Botox® dura de 4 a 6 meses mientras que los rellenos de ácido hialurónico, dependerá del tipo de relleno, de la zona tratada y de la velocidad a la que lo reabsorba cada persona, pero pueden llegar a durar de 12 a 18 meses.
  • el Botox® empieza a hacer efecto a los 3 días y su efecto máximo se logra en unos 10 días mientras que con los rellenos el efecto es inmediato, aunque bien es cierto que el resultado final suele verse a las 2 semanas, una vez el relleno se asienta y se hidrata.

Clínica Eguren, tu dermatólogo en Madrid

Como ves, aunqute tanto el Botox® como los rellenos de ácido hialurónico sirvan para rejuvenecer y mejorar tu aspecto, no son lo mismo ni tienen las mismas indicaciones. Si deseas prevenir o tratar el fotoenvejecimiento confía en Clínica Eguren. Juntos valoraremos tus necesidades y estableceremos un camino de tratamiento personalizado con un objetivo final: que te veas y te sientas mejor. No dudes en contactar con nosotros para más información.

 

dermatologia estética

Leave your thought

*